¿Puede un perro comer huesos?

Seguro que has escuchado mil historias sobre cómo los huesos para perros son malos, porque pueden astillarse y dañar el sistema digestivo de tu perro o incluso obstruirlo, ya que no se digieren correctamente.  En realidad todas esas historias son sólo eso, leyendas urbanas sin base científica y totalmente erróneas.

¿Por qué se dice que es peligroso darle huesos a un perro?

Hay varios factores que influyen en todas esas leyendas urbanas que cuentan mentiras sobre los huesos para perros, uno de ellos es el desconocimiento a nivel nutricional de las personas que tienen perro. Aunque el factor principal es la industria de la alimentación canina, que obviamente rechaza el uso de comida natural para perros.

En realidad no hay que pensarlo mucho, las empresas que venden pienso para perros lo que quieren es vender más y más, para obtener grandes beneficios. Esto se consigue confundiendo y/o engañando a los consumidores, indicando que el concentrado es un alimento completo y ¿natural? para un perro.

¿Qué huesos son los más recomendables para alimentar a un perro?

Lo primero que debemos tener presente es que los huesos pueden ser peligrosos, aunque no cómo tu piensas. Un perro puede comer huesos toda su vida y no tener ningún problema o comer huesos una semana y tener un problema con ellos. De la misma forma que tu o yo podemos comer cualquier alimento sin problema alguno o un día de forma inesperada atragantarnos con algo.

Los huesos más sencillos de comer para un perro son:

  • Huesos de pollo
  • Huesos de conejo

Los huesos no sólo no son nocivos para un perro sino que son altamente saludables, nutritivos y ayudan a prevenir enfermedades bucales tan comunes cómo el sarro.

 

error: Por favor no copies el contenido de nuestra web.