¿La alimentación vegana es buena para mi mascota?

El veganismo es una postura moral en contra del consumo de cualquier tipo de producto o alimento que sea de origen animal. Igualmente, sigue la idea de que los animales, en su calidad de seres dotados de emotividad, no deben tratarse como mercancía.

Los veganos se diferencian de los vegetarianos porque no solo excluyen el consumo de carne de sus dietas, sino también cualquier clase de producto que provengan de los animales, por ejemplo la leche, los huevos o la miel.

Sin embargo, lograr estas dietas no es tan difícil como se piensa, sencillamente se remplazan algunos ingredientes de las recetas originales por sustitutos, cuidando de tener un adecuado consumo proteínico, graso y calórico (que proviene principalmente de fuentes animales). Esto es especialmente importante para aquellas personas que consumían carne y dejaron de hacerlo.

El concentrado o dieta natural con la que alimentamos a nuestras mascotas, así como muchas de las dietas caseras, poseen carne o algún otro elemento de origen animal. Por lo tanto, alimentar con esto a las mascotas, corresponde a una contradicción dentro de la filosofía de vida de los veganos, por lo cual algunos deciden someter a sus animales a la misma dieta que ellos llevan. Pero ¿Qué tan apropiado resulta esto?

Muchos de los animales domésticos, son o fueron depredadores en sus entornos naturales. Esto incluye a los felinos, los caninos, los reptiles, entre muchos otros. Por lo tanto, su dieta debe estar compuesta por carne porque tienen necesidades muy específicas para consumir proteínas y grasas animales.

Sin embargo, muchos animales complementan sus dietas a través del consumo de plantas, flores, tubérculos, etc. Muchos veganos optan por usar alimentos complementarios y sustitutos para reponer las necesidades proteínicas animales por vegetales.

En términos netamente hipotéticos podría funcionar, sin embargo, esto tendría consecuencias sobre el desarrollo del animal, por ejemplo a nivel inmunológico, de fortalecimiento de sus sistema óseo, muscular y el correcto funcionamiento de algunos órganos. Lo anterior es especialmente importante en animales cuya dieta es exclusivamente carnívora, como los gatos.

Además hay que tener presente que derivado de lo expuesto con anterioridad, hay verduras, frutas y plantas que resultan peligrosas para el animal, porque tienen concentraciones altas de sustancias que no pueden metabolizar de manera apropiada y terminan intoxicándolos, como es el caso de las cebollas o el chocolate.

Lo anterior se debe a que el organismo de los animales carnívoros o semicarnívoros no está diseñado para procesar verduras, poseen otra clase de encimas, flora bacteriana e intestinos más cortos, que hacen inviable la asimilación suficiente de nutrientes de una dieta estrictamente vegana.

Además dentro de esta discusión, entra fuertemente una situación ética, pues no es bueno someter a un animal a procesos que pueden ser potencialmente de riesgo para ellos, solo porque nosotros tenemos una postura sobre algo, incluso si esto va en contra de la naturaleza del propio animal. Parte del respeto y el cuidado a una mascota, involucra alimentarla de una forma apropiada, respondiendo a sus necesidades específicas y no a nuestra filosofía.

error: Por favor no copies el contenido de nuestra web.