4 claves para elegir la mejor comida para tu perro o gato

¿Pensando en cambiar la comida que le das a tu perro o gato? Te damos 4 claves para elegir la mejor opción y darle a tu mascota la mejor alimentación.

1- Calidad de los ingredientes.

La industria de fabricación de alimentos para perros y gatos nace de la necesidad de las personas de deshacernos del residuo que genera el elaborar nuestra comida. El gran problema de estos alimentos es que se basan en una legislación completamente diferente de la de los alimentos para consumo humano. Los ingredientes de consumo animal incluyen todas las partes que sobran de las fábricas de alimentos para humanos como huesos, tripas, pelo, plumas, peladuras o pulpas de frutas y verduras, etc. Todo esto se “recicla” utilizándose como ingredientes de los piensos para mascotas. Por eso, cuando en los envases y en la información promocional leemos reclamos como “ingredientes de la máxima calidad” o incluso la palabra “carne”, no significa que se trate realmente de carne ni de ingredientes seleccionados exclusivamente para ese alimento.

Por todo esto, debemos asegurarnos de que la marca que escojamos esté envasada en una planta de alimentación humana, lo que garantiza que cumple unos requisitos sanitarios más estrictos y que el 100 % de los ingredientes son aptos para el consumo humano.

2- Tratamiento:

Las condiciones ambientales pueden afectar el valor del producto, por ejemplo el calor mata parte del valor nutricional de los alimentos. Los procesos que se utilizan para elaborar los concentrados regularmente utilizan altas temperaturas, lo que hace que las vitaminas y el valor de las proteínas se deterioren. Es por eso que, un factor importante al escoger el mejor alimento, es que se haya fabricado manteniendo una temperatura lo más baja posible.

3- Humedad:

El organismo de los perros y gatos está diseñado para comer alimentos con una humedad de aproximadamente un 70%. El concentrado tiene una humedad aproximada de un 8%, lo que hace que tengan la necesidad de beber agua constantemente. Esto supone un problema especialmente para los gatos, que no tienen el instinto suficiente como para compensar esta falta de hidratación. Alimentarse continuamente y durante un largo periodo de tiempo con alimentos secos hace que los animales se mantengan en un estado de leve deshidratación crónica, lo que provoca estrés en su organismo, especialmente en el sistema renal. Por eso es importante proporcionar a nuestros perros y gatos dietas que contengan humedad en el momento de servir, lo que hace que obtengan todo el agua que necesitan a través de la alimentación.

4- Rotación:

El alimento perfecto no existe, cada alimento posee unas cualidades nutricionales únicas. Por ejemplo, el pescado tiene propiedades que la carne no tiene y viceversa. Nosotros mismos nunca comemos alimentos totalmente completos, pero suplimos nuestras carencias porque vamos rotando las comidas. Regularmente ingerimos  pasta, arroz, carne, pescado, frutas y verduras, por lo que vamos aprovechando las cualidades nutricionales de cada alimento. Los perros y gatos funcionan exactamente igual, una dieta variada que incluya alimentos frescos en su comida diaria es la mejor opción para su salud y su bienestar.

error: Por favor no copies el contenido de nuestra web.